Gastos de envío GRATIS para pedidos superiores a 60 €

Existe una gran variedad de impresoras 3D para todo tipo de público, desde grandes impresoras pensadas para la impresión de grandes piezas industriales, para uso doméstico y hasta impresoras 3D pensadas para escuelas y centros formativos.

Las impresoras 3D son máquinas que mediante la técnica de deposición de materiales capa sobre capa son capaces de crear objetos físicos en tres dimensiones.

Es posible fabricar cualquier objeto que puedas imaginar, sólo necesitas generar el archivo STL y elegir el material de impresión adecuado.

Eso sí, antes de escoger una entre tantas impresoras 3D te recomendamos que te informes, o acudas a algún profesional para que te pueda asesorar.

  • Creality CR-10 SmartCreality CR-10 Smart Vista rápida

Qué es una impresora 3D

Las impresoras 3D son máquinas capaces de crear objetos físicos tridimensionales añadiendo material capa a capa.

Para que nos entendamos, son como una manga pastelera en la cual tenemos un cabezal que va soltando material, en la cantidad exacta y en el punto exacto donde le hemos indicado, creando así la pieza que previamente hemos diseñado.

El proceso de fabricación por capas, nos permite tener muy poco desperdicio de material, con lo que ahorramos dinero y disminuimos el daño al medio ambiente.

Cómo funcionan las impresoras 3D

El funcionamiento de las impresoras 3D, no es difícil, pero si tiene una curva de aprendizaje y tenemos que tener en cuenta que no siempre sale todo bien, aunque tengamos la mejor máquina y cierta experiencia.

El funcionamiento en si es muy sencillo, tenemos un extrusor que empuja el filamento a un hotend (punta donde se funde), y una base donde va a adherirse la pieza.

Esa base tiene que tener la calibración exacta, ya que si está muy alejado de la punta no se adherirá nuestra pieza y si está muy pegada no permitirá que salga el filamento.

Una vez tenemos la cama calibrada, y el filamento cargado solo nos queda hacer un archivo Gcode, que no es ni más ni menos que las instrucciones para que la impresora se ponga a imprimir un mapa de coordenadas X Y Z que como resultado dará la pieza tridimensional sobre la que hemos trabajado.

Aspectos importantes que debes analizar en las impresoras 3D

Nosotros os recomendamos que os detengáis a analizar estos importantes puntos en las impresoras 3D.

Montaje y puesta a punto

Si eres un usuario sin experiencia o lo que quieres es imprimir sin tener que perder el tiempo montando tu impresora, cómprala ya montada.

Pues para el montaje de una impresora 3D, te recomiendo que lo realice un profesional, o alguien con algo de experiencia, ya que te ahorrarás quebraderos de cabeza.

Si, por lo contrario, eres un usuario doméstico que te gusta cacharrear y realizar el montaje puedes comprar un kit de montaje ya que hoy en día las principales marcas nos las envían semi montadas.

La puesta a punto de las impresoras 3D ya montadas será mucho más rápida y están recomendadas sobre todo para un sector más profesional o educativo.

Volumen de impresión

Tenemos que tener en cuenta las dimensiones de impresión que tiene la impresora 3D que vamos a comprar.

En el mercado puedes encontrar máquinas desde algo “normal” 20 x 20 x 20 cm hasta impresoras de gran volumen de 500 x 500 x 500 cm o incluso más en el ámbito de la industria.

Para nosotros es otro punto clave, ya que va a depender de que podamos imprimir nuestras piezas completas.

Materiales para impresoras 3D

El material con el que la gran mayoría de las impresoras 3D son compatibles, es el filamento PLA o ácido poliláctico.

Ya que este funde a baja temperatura, no requiere de cama caliente para su adhesión, y permite realizar piezas de gran volumen sin deformaciones.

Por otra parte, tenemos el filamento ABS o acrilonitrilo butadieno estireno.

Un material muy resistente, que soporta hasta 100 grados centígrados aproximadamente antes de deformarse.

Pero es muy sensible a los cambios de temperatura y genera tensiones que nos complicaran las impresiones grandes.

Luego tenemos una gran variedad de materiales más específicos que deberemos comprobar que sean compatibles antes de adquirir la impresora si queremos imprimir con alguno de ellos.

Velocidad de impresión

Hay una clara norma y es que a menor velocidad mayor calidad.

A partir de aquí es cierto que hay impresoras que son capaces de darnos la misma calidad a 50 mm/s que otra a 30 mm/s.

Lo que si qué destacaría en este punto es que comprobemos si nos permite cambiar de boquilla con relativa facilidad y si la impresora nos permite imprimir con boquillas de 0.8 mm o incluso más.

Esto nos permitirá hacer alturas de capa de 0.4 o más a velocidades de 50 mm/s que es lo realmente importante cuando vamos a hacer piezas grandes y necesitamos acortar los tiempos, sacrificando siempre calidad de acabado.

Aunque también dependerá de la geometría de la pieza.

A mayor boquilla y mayor altura de capa menos precisión en formas geométricas complejas, pero mucha más velocidad de impresión.

Finalidad de la impresora 3D

Como ya hemos comentado si queremos imprimir objetos más complejos o de mayor volumen, o simplemente va a estar 24 / 7 en la empresa imprimiendo, nuestra impresora no va a ser la misma que si es para uso doméstico, tendemos que tener cosas en cuenta como la fiabilidad, durabilidad…

Calidad y precisión

Todos buscamos las mejores impresoras 3D con buena calidad a buen precio y queremos que imprima con la mayor precisión posible.

Cierto es que la impresora tiene que ser robusta, de chasis metálico, evitar siempre los chasis de plástico o madera.

Así como la calidad del sistema de extrusión y fusor van a ser determinantes en este punto.

Pero no olvidemos que las impresoras 3D no dejan de ser máquinas y hay que saberlas utilizar para obtener el mayor partido de ellas.

Lo recomendable es que permita hacer capas de altura 0.1 mm, aunque, si vamos a hacer piezas de gran volumen y no queremos estar semanas para realzar una pieza tendremos que sacrificar calidad para ganar tiempo y que no se haga inviable la impresión.

×

Carrito